Nicolas Cifuentes

Colección: Nicolas Cifuentes

biografía

Cineasta y fotógrafo nacido en Colombia, Nicolás Cifuentes trabaja como artista multidisciplinario en proyectos audiovisuales entre Francia y Colombia.

Es miembro activo de la Asociación PERRO QUE LADRA y coordinador del festival Panorama de Cine Colombiano en París. En Francia, trabajó en proyectos documentales como Psicomagia dirigido por Alejandro Jodorowsky. Desvíos-Atajos. Dirigida por José Luis Bongore y Mathilde Jauvin, presentada en el Centro de Memoria Histórica de Bogotá.

Trabajó como director de fotografía en la película Ceiba, Memorias de una familia cubana de Attys Luna Vega que se presentó en el festival de Tesalónica. Viajó como fotógrafo del documental Música y Vida del artista colombiano Carlos Vives en Europa.

En Colombia continuó la inserción de un exguerrillero en la vida civil, en el documental Trazos de María Isabel Ospina. Luego integró el equipo de cámara del largometraje Tantas almas dirigido por Nicolás Rincón Gille, que obtuvo premios en el festival de los tres continentes de Nantes y en el festival de Marrakech. También participó en proyectos artísticos únicos como la Trilogía de una película imaginaria dirigida por Rosa Gabbert como directora de fotografía, El hijo de las amazonas de Otman Salill, y el largometraje Depuis que le Soleil a Brûlé dirigido por Michaël D'Auzon como primer ayudante de dirección.

serie de guacas

La serie guacas reúne cinco heliografías sobre planchas de oro que hacen referencia a las tumbas indígenas en las que se enterraban restos humanos junto a objetos de oro.

La guaca teyuna es una ofrenda que será enterrada en la ciudad perdida junto al mamo Rumaldo como una forma de restitución poética a los siglos de despojo de la voracidad colonial.

Fanny Boucher

se graduó de la Estienne School (ESAIG) en 1998. De 1998 a 2000, se formó con Jean-Daniel Lemoine, especialista en procesos fotomecánicos del siglo XIX. En 2000, fundó el Atelier Héliog especializado en fotograbado en grano, reviviendo un saber hacer que estaba a punto de desaparecer. De hecho, la técnica del fotograbado ya no se enseñaba en ninguna parte y solo se transmitía de maestro a alumno. Durante unos diez años no encontró una clientela interesada en su trabajo, pero en 2019 su trabajo fue reconocido internacionalmente; menos de una docena de artesanos en el mundo tienen este saber hacer.

Para los indígenas de la Sierra Nevada, el oro es considerado uno de los líderes espirituales de la naturaleza. Pero para los colonos y guaqueros, las guacas son vistas como tesoros que ofrecen la ilusión de riqueza material.

Los cronistas de indios narran con éxtasis esta sierra-urbe que los Tayronas abandonaron a fines del siglo XVII como consecuencia de la fiebre del oro. A principios de los años setenta del siglo XX, comenzaron a correr rumores entre los guaqueros de un antiguo lugar diferente a todo lo conocido, casi inaccesible. El Infierno, lo llamaban, un lugar lleno de tesoros e invadido por serpientes que atrajo el interés de los buscadores, quienes terminaron matándose unos a otros, enloquecidos por las riquezas que obtenían de la venta en el mercado negro de las extraordinarias piezas arqueológicas que la selva habían podido ocultar durante casi trescientos años, y que hoy se exhiben en los mayores museos etnológicos del mundo.

heliografía

("atraída por el sol") es una técnica utilizada para producir una placa de peltre (o cobre, o cobre plateado) que se recubre con betún de Judea (sustancia sensible a la luz porque se endurece al contacto) disuelta en esencia de lavanda. Sobre esta placa se deposita un negativo traslúcido mediante un barniz, y se expone el conjunto a la luz solar. La luz pasará por los lugares del papel que no tienen tinta y el betún solo se endurecerá en los lugares donde no haya imagen. A continuación, el betún se disuelve en los lugares que no han recibido luz (donde no se endurece y, por tanto, se elimina más fácilmente), correspondientes a las líneas negras del grabado. A continuación, la placa se graba selectivamente por la acción del ácido ("grabado"): las zonas correspondientes a las líneas, no protegidas por el betún, son ahuecadas por el ácido. A continuación, la placa sin betún se entinta "en los huecos" (técnica de grabado habitual) y se presiona contra una hoja de papel. Reproduce así "línea por línea" el grabado original. La impresión de una nueva prueba puede renovarse indefinidamente.

Obras de arte

Exposiciones